Durante la resolución de problemas o la realización del mantenimiento de un equipo en un entorno industrial, proteger su seguridad depende en parte del entorno y en parte de usted. Asegúrese de que el equipo esté utilizándose respetando las especificaciones correspondientes para evitar que se produzcan daños o lesiones debido a sobrecalentamientos, usos no acordes con las especificaciones o problemas de calidad del suministro eléctrico. Si es usted el responsable de que el equipo funcione correctamente, inspeccione y solucione los problemas del equipo respetando la distancia de seguridad.

La utilización de una cámara de infrarrojos puede ayudarle en ambas tareas. Puede utilizarla para explorar equipos, estructuras y procesos a una distancia de seguridad, lo cual le permitirá reducir su exposición a peligros y, en algunos casos, puede evitarle la necesidad de tener que obtener permisos para trabajar expuesto al calor.

A continuación se indican unos cuantos ámbitos en los que una cámara termográfica puede ayudarle a permanecer seguro:

  1. Inspección de sistemas eléctricos

    Mediante el uso de una cámara de infrarrojos puede permanecer alejado de la zona de arcos eléctricos y explorar equipos con tensión mediante ventanas especiales de infrarrojos sin necesidad de abrir el cuadro. Esto permite reducir riesgos y es posible que le posibilite reducir la cantidad de equipos de protección personal que debe utilizar.

  2. Entornos potencialmente explosivos

    El uso de una cámara termográfica con lente teleobjetivo puede permitirle permanecer a una mayor distancia del equipo en entornos potencialmente explosivos y obtener el nivel de detalle necesario. Esta exploración a distancia también le permite evitar tener que subirse a torres de inspección, torres o limpiadores de aire e inspeccionar áreas a las que no podría acercarse lo suficiente sin interrumpir la producción.

  3. Inspección de edificios

    Las capacidades de inspección a distancia de la cámara de infrarrojos con lente gran angular o teleobjetivo también le permiten explorar tejados, techos, paredes o conductos del suelo. Esto permite reducir las posibilidades de caídas desde los tejados y acelerar las inspecciones.